• Leticia Cayota

Tiempo Amor

En estos tiempo de tanta conmoción, complejidad y diversidad que estamos atravesando como humanidad y las diferentes causas percibidas, comprensiones, entendimientos y consecuencias que este fenómeno humanitario nos plantea, mi reflexión hoy es acerca del Amor.


A cerca de cómo como humanidad necesitamos recuperar el sentido. Caminar con sentido una buena vida como especie humana.


Vivimos y la vida cobra sentido en relación.


¿En relación a qué, con qué?


En relación al AMOR, al Amor como Experiencia, al Amor como Verdad, al Amor como el Campo que nos Contiene a tod@s y a todo sin excepción ni distinción.


No estoy hablando del Amor como un sentimiento, me estoy refiriendo al Amor como experiencia profunda que da sentido a la existencia, como experiencia profunda que me contacta con tod@s y todo, con lo que me gusta y lo que no me gusta, con lo que me da satisfacción y lo que me duele, con lo que me es más grato y lo que me incomoda, con la vida y con la muerte.


Fuera de la experiencia del Amor, está el desamor y allí la vida se vuelve insoportable, carece de sentido.


En ese sin sentido experimentamos la falta de Contención y de Amparo, la Soledad, el Aislamiento. Y junto a estas experiencias conectamos con todas las estrategias de supervivencia con las que aprendimos a sobreponernos a ellas, experiencias que seguramente en algún momento de nuestra vida nos tocó vivir.


Más allá de nuestras historias y heridas, lo cierto es que la Separación es una Ilusión y es esa misma la ilusión de estar separad@s del Amor la que nos vuelve temeros@s y desconfiad@s.


Podemos transitar este tiempo tomando desiciones ante los acontecimientos desde la experiencia profunda de Amor y Unidad o desde el Miedo y la Separación.


Siento hay una inmensa oportunidad hoy y un gran llamamiento a anclarnos en el Amor, en la Unidad, en la Confianza de nuestros lazos y nuestras relaciones y caminar con Responsabilidad y Conciencia sintiéndonos contenid@s y amparad@s en este campo.


Desde qué lugar interno me voy a movilizar, voy a decidir, voy a compartir y voy a escuchar. Porque la experiencia es bien distinta dependiendo del lugar interno que esté habitando.


¿Cómo vamos a participar? ¿Qué valores voy a sostener y accionar ? ¿Qué voy a hacer cuando me encuentre con otras personas que piensan, sienten y accionan diferente a mi?


Es la experiencia de separación la que me lleva a vivenciar un sentimiento fuerte de soledad, de desprotección, de peligro y desde ahí me lleva a activar los patrones que mi personalidad conoce para sobrevivir, las defensas.


Hay una oportunidad de elegir hacer algo distinto esta vez, de no repetir mis patrones defensivos justificados muy bien en racionalizaciones e itelectualizaciones y animarme a actuar con responsabilidad sin la armadura de mi personalidad, sin la coraza.

Porque es ahí cuando puedo realmente vivir la experiencia de Unidad, es ahí cuando puedo experimentarme totalmente y profundamente.


Y es la experiencia de sentirnos unid@s que me permite conectar con el Amor como campo que nos contiene y arropa. Con el Amor que soy y que somos. Así sentirnos junt@s es este tiempo. Sentirme ligada a mis hermanos y hermanas, a mi familia, al mundo, al planeta, al tiempo que a algo más grande que yo y que tod@s nosotr@s, que nos trasciende y conecta.


No se trata de sobrevivir, no es un asunto de supervivencia, eso es lo que llevamos haciendo miles de años y las consecuencias están a la vista.


Se trata de ¿cómo queremos vivir?, cómo vamos a honrar, cuidar y respetar la vida que nos ha sido dada. Porque la vida no nos pertenece, pertenecemos a la vida y esa relación de pertenencia es una relación Sagrada, una relación de Amor, un hermoso Milagro y Misterio a la vez.


Pido que podamos mantenernos conectad@s a esta Verdad que yace en el Centro del Círculo, de la cual tod@s estamos a la misma distancia, por que es el Centro. Y de la cual todos y todas sin distinción más allá de los diferentes lugares que ocupemos en este Círculo Planetario podemos beber, y allí encontrarnos y reconocernos, solidarizarnos y acompañarnos.


Incluyendo las variadas opiniones, comprensiones, entendimientos que hacen parte del lugar que cada un@ ocupa en este círculo de la humanidad, en el centro nos encontramos tod@s y allí solo hay una llama que es la misma llama para tod@s, e ilumina nuestra conciencia.


Que la luz de la conciencia nos ayude a discernir entre lo falso y lo cierto, que la luz de la conciencia nos ayude a iluminar nuestro corazón y clarificar, a anclarnos en un buen lugar de calma, que la luz de la conciencia nos ayude a iluminar allí donde hoy no vemos, allí donde hoy hay oscuridad, allí donde es necesario ir a mirar para avanzar y crecer como humanidad. Para colaborar con el cambio que queremos ver en el mundo.


Tiempo Amor, Tiempo de las Nuevas Semillas que germinarán Mañana.


Mucho Amor y Esperanza para tod@s 🙌💛🙌


Leticia


0 views

                                                                                              

            +34 671 322 472 / info@psicologahumanista.netMadrid, España

 

Psicóloga Sanitaria según orden ministerial ECD/1070/2013. Nº Colegiada M 24118. Psicoterapeuta.

Todos los derechos reservados LETICIA CAYOTA DUFOUR 2013 I Política de privacidad I Aviso Legal

      

 

  • Facebook Social Icon